Amamantando a tu Bebé

Superando Problemas Comunes
Por Dra. Sue Montiel

En los primeros dos artículos de este serie, hablamos de las ventajas y beneficios que tiene el amamantamiento; para ambos tanto para la madre como para su criatura.  Hemos visto que esta manera de nutrir a su infante es superior en muchos aspectos y por una variedad de razones.
Tres obstáculos que algunas veces presenta la mujer en las primeras dos semanas son: la falta de leche, los pezones adoloridos y los senos congestionados.  Afortunadamente, estos problemas se pueden resolver con una variedad de estrategias.  En mi experiencia, el apoyo del esposo, madre, suegra u otra mujer es muy valioso para lograr el objetivo.
El problema más común que escucho de mis pacientes es, “Pero Doctora, ¡no tengo leche!”
La demanda de leche del bebé determina la producción por parte de la madre. Las alimentaciones frecuentes (cada 2-3 horas al principio),  son el secreto para regular una buena cantidad de leche.
Entre más frecuente chupe el bebé, más leche tendrá la mamá.  Por el contrario, si lo llena con formula, su producción de leche disminuirá pronto.  El descanso adecuado, la buena nutrición y el consumo apropiado de líquidos influyen a favor de la producción de leche.
Para asegurarse que su bebé está tomando suficiente leche sólo observe su crecimoento. Si está subiendo de peso (media onza diaria) y produce por lo menos 6 pañales mojados en un día, quiere decir que está siendo amamantado debidamente. También puede consultar un experto en lactancia por cualquier problema, por medio de La Leche League Int’l (La Liga de la Leche) en www.forums.llli.org.
Algunas mujeres experimentan dolor de los pezones al principio del amamantamiento.  Con el tiempo y buena técnica, la sensibilidad desaparece. La colocación incorrecta del bebé puede causar el dolor. Si la nueva criatura sólo se agarra de la punta del pezón, esto causa dolor y a veces hasta grietas que sangran. Es importante que la cara del bebé quede frente a frente con el pezón de la mamá. Asegúrese que toda o una buena parte del pezón entre a la boca del bebé.   Coloque al bebé sobre un cojín debajo de su brazo cuando amamante. Así el bebé estará levantado a la altura de su pecho y el pezón no será irritado al jalarse hacia abajo.
La congestión de los senos en la primera semana posparto puede ser normal, pero esto también tiene solución.  Algunas medidas puestas en práctica le pueden ayudar.  Si el bebé mama con frecuencia suficiente (como unas 10 veces en 24 horas) la madre tiene menos posibilidades de que sus senos se congestionen.  Debe dejarlo dormir hasta 6 horas en la noche, pero en el día hay que despertarlo cada 2-3 horas para comer y no limitar el tiempo que el bebé está mamando.  Si por alguna razón el bebé no vacía el seno, o si el pecho está tan hinchado que el bebé no puede chuparlo, se debe sacar un poco de leche para dejar la areola blanda, y hacer que la leche fluya con más facilidad.  Entre comidas, puede aplicar compresas congeladas u hojas de repollo frías directamente sobre el pecho. Y finalmente, puede tomar un analgésico que también tiene propiedades anti-inflamatorios (como el Ibuprofen) para desinflamar los senos y reducir su incomodidad.  El Ibuprofen y Acetaminophen no hacen ningún daño al bebé. Al poner en práctica estas medidas, la congestión desaparece en 48 horas.
¡No se desanime, usted está haciendo un gran y honrable sacrificio para su hijo!
Adicional a los problemas que ya describimos la mamá que quiere amamantar, se enfrenta a la dificultad para combinar la lactancia materna y el trabajo. En la siguiente edición de El Semanal, contestaremos esta gran pregunta para las madres que trabajan y daremos ideas para tener alcanzar el objetivo.

About the Author

adriana has written 699 stories on this site.

Write a Comment

Gravatars are small images that can show your personality. You can get your gravatar for free today!

Copyright © 2014 El Semanal Magazine. All rights reserved. login
Designed by Web-Smart Publishing.